lunes, 15 de octubre de 2018

Errores: Circunstancias en las que se reduce la posibilidad de acierto en la Toma de Decisiones

Si tomar decisiones es la esencia del trabajo de un directivo, tratar de evitar el error es la base para construir una correcta arquitectura de decisiones. Pero cuidado, errar no es que no salgan las cuentas o se fracase en un proyecto. Se puede decidir correctamente, hacerlo todo bien en el proceso de decisión y que aún así no sea suficiente. Errar es no tomar la mejor de las decisiones posibles. Algo que, en ocasiones, no resulta fácil de saber si se ha producido.

lunes, 10 de septiembre de 2018

El leñador que no dejaba de talar . CUENTOS PARA CEOs

¿Tienes tanto trabajo que solo puedes trabajar? ¿Cuando te asignan una tarea te pones a ella de inmediato porque por tu experiencia siempre tienes claro cómo hay que hacer las cosas y no paras hasta acabar? Y sobre todo... ¿Trabajar muchas horas te convierte en mejor trabajador? Si alguna respuesta ha sido sí, te vendrá bien el cuento del leñador. Pero antes, otra pregunta: ¿Qué tipo de leñadores prefieres en tu equipo, los que debes decirles incluso qué troncos cortar además de cómo y cuándo hacerlo o los que les encargas talar árboles y ellos planifican cuáles, cómo y cuándo?

lunes, 25 de junio de 2018

Aleatoriedad, comunicación y un juego en el que pierdes contra una rata

Estamos rodeados de sucesos aleatorios, pero a nuestra mente le cuesta mucho aceptarlo. Necesitamos explicación. Conocer esta característica de nuestro cerebro adquiere una gran importancia en diversas áreas, como la Comunicación o la dirección de equipos, donde asumir la relevancia de la aleatoriedad como variable en los procesos de toma de decisiones en incertidumbre contribuye a mejorar esta habilidad directiva, clave en el Liderazgo.

lunes, 28 de mayo de 2018

Comunicar no es lo mismo que Informar . BASES DE LA COMUNICACIÓN EMPRESARIAL

Uno de los grandes problemas de la Comunicación Corporativa (y de la Comunicación en general) es que los directivos de muchas empresas creen que Comunicar e Informar es lo mismo. Y esto no es así. Informar es un proceso lineal, mientras que Comunicar es un proceso circular. Además, cuando comunicas, informas; pero no siempre que informas, comunicas. Una sutil diferencia que marca todo un abismo en la relación que establece una empresa con sus stakeholders.

lunes, 23 de abril de 2018

El hombre que enseñó a Kennedy la actitud para llegar a la Luna . CUENTOS PARA CEOs

‘Las habilidades se pueden enseñar, pero la actitud debe venir de serie’. Esta sentencia se escucha a menudo en el entorno profesional, pero no es del todo cierta. Es más, se trata de un comodín que usan muchos jefes de equipo para eludir su deber. La actitud es un estado de ánimo positivo o negativo, y los directivos tienen la responsabilidad de canalizar ese sentimiento en la dirección adecuada. Para lograrlo, la Comunicación es una de las herramientas más eficaces a su disposición, con herramientas tan potentes como el Storytelling.

lunes, 26 de marzo de 2018

Comunicación Interna: Conceptos del entorno laboral que suelen interpretarse mal (6) – adhocracia, burocracia, holocracia y oclocracia

Existen muchos modos de estructurar el trabajo en una empresa, equipo u organización. Los hay verticales, cuyo mejor ejemplo sería el ejército y son los más habituales en la gestión empresarial; y horizontales, algunos casi tan democráticos que es difícil verlos en grandes corporaciones, pero que sí se adoptan en pequeñas compañías, ‘startups’, empresas familiares, organizaciones sociales, etc. Lo que resulta más complicado es que algunas empresas utilicen el término adecuado para explicar cómo implementan la jerarquía o su ausencia, perdiéndose en descripciones a partir de conceptos similares, pero no exactos.

lunes, 19 de febrero de 2018

Contexto, la necesaria adaptación al tema y al público

Replicar lo que ha funcionado en un proyecto, un área de la empresa o un sector económico en otro entorno es una tentación muy grande. Ahorra tiempo y esfuerzo (sobre todo pensar), pero también lleva en ocasiones a un error tan frustrante como perjudicial porque nos cuesta entender (o directamente nos negamos a hacerlo) que si el contexto es otro, las emociones que éste genera también pueden variar. Y eso puede ocasionar que los destinatarios de nuestros mensajes los entendiesen en aquel contexto y sean incapaces de comprenderlos en el actual, por muy similares que sean. Los ligeros matices marcan la diferencia, y ahí entra en juego la Comunicación, tanto la que damos como la que recibimos.