lunes, 13 de octubre de 2014

La parábola del triple filtro de Sócrates como protocolo de Comunicación . CUENTOS PARA CEOs

La parábola del triple filtro de Sócrates es un examen que puede utilizarse como protocolo básico para los mensajes que emite una empresa, ya que concentra la esencia de un buen proceso de Comunicación Corporativa: ‘Aplicar el sentido común’. Porque ahora que las escuelas de negocios otorgan un peso creciente a la Comunicación Corporativa en forma de Masters específicos o como parte de sus programas de liderazgo y MBA, la multitud de nuevas teorías, estudios y libros que surgen para nutrir esos contenidos complican en más de una ocasión procesos que deberían ser más sencillos. Con este post recuerdo que, ante todo, el trabajo del Dircom debe ser hacer las cosas simples siempre que sea posible. Y para ello se puede usar esta parábola que recoge tres preguntas que deberíamos hacernos antes de lanzar nuestros mensajes.

El Examen del Triple Filtro

Esta es la parábola:
Un día, un conocido se acercó al filósofo y le dijo:
– Sócrates, voy a decirte algo que he oído algo acerca de uno de tus amigos... 
– Espera un minuto -replicó Sócrates-. Antes de decirme nada quiero que te asegures de que esa información supera lo que yo llamo el examen del triple filtro. 
– ¿Examen del triple filtro?, preguntó el hombre. 
– Correcto -continuó Sócrates-. Puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. 
El primer filtro es la verdad.  
– ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?, preguntó Sócrates. 
– El hombre lo pensó un momento y dijo: 
– He oído la noticia de otra persona, así que no estoy 100% seguro de si es verdad. 
– Bien -dijo Sócrates-. Entonces realmente no sabes si es cierto o no.
El segundo filtro es el de la bondad. 
– ¿Lo que vas a decirme de mi amigo es algo bueno? 
– No, en realidad es todo lo contrario. 
– Así que lo que vas a decirme no es verdadero, ni bueno, concluyó Sócrates. 
El tercer filtro es el de la utilidad. 
– ¿Decirme eso será útil para mí, para ti, para mi amigo o para alguien? 
– Lo cierto es que no, respondió el hombre. 
– Entonces -concluyó Sócrates... 
Si esa información puede no ser cierta, desde luego no es buena y en modo alguno va a ser útil para nadie...¿Para qué querría yo saberla o por qué quieres tú difundirla? 

Sencillez y sentido común en Comunicación

Me gusta esta parábola porque a veces buscamos métodos de actuación en modernos libros de Comunicación o en ejemplos de líderes o empresas actuales, olvidando que lo esencial suele estar escrito hace miles de años.

Ya seas Director de Comunicación o CEO, te propongo que regreses a la parábola de Sócrates y pases el siguiente filtro a lo que decimos en nuestros comunicados de empresa, redes sociales, artículos, webs...
  1. ¿Es cierto?
  2. ¿Es algo bueno? (Ojo, no confundamos las cosas, no se trata de ocultar cosas. Puede ser bueno informar debidamente de algo que es malo).
  3. ¿Es útil para mi marca, para mis stakeholders o al menos para alguien?

¿Y si no es así? ¿Por qué lo difundimos?
Voy a dar cuatro posible respuestas:
  • Porque en esta empresa la comunicación consiste en decir cada día algo, lo que sea. Lo importante es que se vea que ‘estamos ahí’.
  • Porque en esta empresa, en el departamento de Comunicación tenemos que cubrir un cupo diario de noticias, post, tuits, etc.
  • Porque en esta empresa se valora más la cantidad de mensajes que la calidad de los mismos.
  • Porque en esta empresa lo importante es tener muchos seguidores ‘sean quienes sean’.
Sí tu empresa puede dar alguna de las cuatro, probablemente la Comunicación Corporativa que se realiza consiste en rellenar huecos (comunicados programados temporales, tuits diarios, post programados, etc) en lugar de generar contenidos de calidad e interactuar con los usuarios de manera coherente en tiempo y forma con los valores de la marca y contemplando en todo momento una estrategia de Comunicación única en todas las acciones, ya sea interna o externas.
Y si es así, quizá ha llegado el momento de regresar a la esencia, aportar un poco de sentido común y, por qué no, recurrir al examen de triple filtro de Sócrates.

Origen Imagen
Wikipedia Commons Socrates by Leonidas Drosis, Athens - Academy of Athens. Autor Dimsfikas


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario: