lunes, 28 de octubre de 2013

Modelo de Racionalidad Acotada en la toma de decisiones . PRINCIPIOS, LEYES Y MODELOS DE COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL PARA LA COMUNICACIÓN Y GESTIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

Todo individuo tiene sus propios condicionantes particulares, y cuando se integra en una organización se encuentra con un entorno delimitado en el que debe moverse y que va a conformar su nueva realidad, de tal manera que poco a poco moldeará su propia racionalidad. Así, el resultado de esos factores (la mezcla de lo que aporta y lo que se encuentra), acabarán incidiendo en sus características y en la dirección de sus decisiones. Ésta es la esencia del Modelo de Racionalidad Acotada o Limitada de Herbert Alexander Simon, uno de los análisis sobre Toma de Decisiones en una organización más aceptado y utilizado como base de modelos posteriores.

En palabras de Simon:
“La racionalidad humana está acotada. Debido a limitaciones en sus conocimientos y a su capacidad de procesamiento de la información, el ser humano busca niveles de conformidad en lugar de maximizar utilidades”.
Oposición a los Modelos Racionales de Toma de Decisiones

La toma de decisiones consiste, en esencia, en identificar y elegir posibles soluciones que logren el resultado final deseado para un problema/tema/proyecto.

Los problemas pueden ser ‘programados’ (esperados, rutinarios...) y ‘no programados’ (inesperados, que exigen soluciones creativas...), y para analizar como se afrontan en las organizaciones se han estudiado y aplicado diferentes Modelos.

Simon, Premio Nobel de Economía en 1978 y Premio Tuning en 1975, además de prestigioso teórico de ciencias sociales y también el primero en teorizar sobre lo que luego se denominaría Economía de la Atención, habló en 1958 de la Toma de Decisiones y la Racionalidad Acotada. 

Simon explicaba que el mayor problema que existe en la toma de decisiones es que la racionalidad de cada persona está limitada por varias dimensiones que constituyen los límites de su comportamiento racional en el momento de la decisión:
  • La información de la que dispone.
  • Su propia limitación cognoscitiva.
  • El tiempo que tiene para decidir.
  • La imposibilidad de anticipar todas las consecuencias de su decisión.
  • Su imaginación, que condiciona la cantidad de modelos y escenarios que puede llegar a pensar que sucederán en función de cada una de las decisiones que imagine.
Estas condiciones se enfrentaban con claridad a los Modelos Racionales que imperaban hasta ese momento y que constan de cuatro etapas:
  1. Identificación del problema.
  2. Planteamiento de las posibles soluciones.
  3. Elección de una solución.
  4. Ejecución de la solución.
En opinión de Simon, esas etapas de los Modelos Racionales implican que un directivo de una empresa:
  • Siempre tiene a su disposición toda la información posible sobre cada problema.
  • Siempre imagina todas las alternativas y soluciones que se pueden aplicar.
  • Siempre es capaz de determinar con claridad todas las consecuencias que ocasionará cada posible solución/decisión.
  • Siempre decide de forma objetiva la solución más eficaz para los intereses de la empresa.
Evidentemente, en el mundo real esto no se cumple nunca.

La situación real en una empresa

En la realidad del día a día, la racionalidad como tal es sustituida por un comportamiento intencionadamente racional fundamentado en las posibilidades que tiene cada individuo de acceder a la información necesaria para tomar la decisión y sus capacidades (adquiridas a lo largo de su vida antes y después de llegar a esa organización) para procesar esa información en ese entorno concreto y en ese momento exacto.

Aquí es donde entran en juego los dos conceptos que rigen el proceso en cualquier persona y que marcan las fronteras de su conocimiento:
- Búsqueda.
- Satisfacción.
La idea es que como no puede abarcar todo, el ser humano ‘busca’ posibles soluciones hasta que encuentra alguna o algunas que le ‘satisfacen’, y entonces decide.

Es decir, se produce un proceso de razonamiento individual en el que entran en juego argumentos no ‘organizables’ como los deseos, las pasiones o los instintos, y esa individualidad es la que genera que, en ocasiones, los resultados no sean socialmente aceptables.

Concretándolo más...
En un mundo ideal, en el que cualquier individuo tendría acceso a todos los factores precisos sobre un tema para tomar una decisión sobre el mismo, todo el mundo tomaría la decisión perfecta, que evidentemente sería aceptada por todos ya que, como se ha dicho, todo el mundo tendría los mismos elementos para juzgarla.
Sin embargo, en la vida real, y en las empresas en particular, en cada decisión de un individuo entran en juego factores que han condicionado su aprendizaje, formación, carácter y expertise hasta ese momento, incluida la cultura empresarial de su organización actual.

Eso conforma un universo único y personal que le lleva a tomar una decisión basada en esa información y formación que sólo él posee, y que no tiene por qué ser aceptada como la mejor por el resto de la empresa o la sociedad.

Pero él (y sus circunstancias) es quien está ahí y debe decidir.

Simon explicaba este tema con las decisiones económicas, frecuentemente poco aceptadas por la mayoría de los grupos a los que afectan (trabajadores de una empresa, habitantes de un país, etc).

El gran cambio respecto a modelos anteriores

La Racionalidad Acotada supuso un gran cambio en el management ya que incorporó nuevos elementos para determinar cómo se producen las decisiones en las organizaciones.

De acuerdo a los modelos racionales predominantes en los años 60 y 70, los entornos empresariales eran altamente medibles y calculados, de manera que consultando ejemplos anteriores era posible tomar la mejor decisión en acciones como el cálculo de costes o la evaluación de riesgos.

Pero Simon acaba con esa seguridad del 100% argumentando que las herramientas racionales no pueden medir la parte irracional inherente a cualquier decisión.

Dado que siempre entran en juego factores como las pasiones humanas, los deseos o los instintos, y todos ellos aportan incertidumbre, cuando alguien va a tomar una decisión hay una parte incierta que va a tener un peso en la misma.

Y lo que es incierto, no se puede medir, por lo que nunca se puede estar seguro de la misma.

Lo que se podían considerar ‘expectativas normales’ saltan por los aires con este planteamiento, que cristaliza en la idea que subyace en este Modelo y que resulta crucial en áreas como RRHH, gestión de equipos, Comunicación...:
No existe absolutamente nada que pueda garantizar que las elecciones futuras de una persona dependan de sus decisiones en el pasado.
El pasado es un factor más, pero a él hay que unir su capacidad para ‘buscar’ las posibles soluciones...
- ...a un tema concreto.
-...en ese momento exacto.
Y una vez que las ha buscado, determinar cuáles le satisfacen...
-...de acuerdo a sus circunstancias personales y profesionales actuales.
Empresa, RRHH, dirección de equipos y Comunicación

En términos de empresa, la Racionalidad Acotada tiene implicaciones en todas las áreas puesto que, evidentemente, en toda organización se toman decisiones constantemente, y esas decisiones las toman las personas.

Por eso, la formación previa de los candidatos, pese a ser un factor importante, no es el único. Al gestionar equipos hay que contemplar como va a moldear la propia cultura de la organización a cada integrante de la empresa, así como sus actuales circunstancias personales y profesionales.

Y de cara al exterior sucede lo mismo. No se puede considerar, por ejemplo, que los clientes siempre se vayan a comportar igual ante un determinado estímulo (Ventas, Comunicación, Marketing, etc). Las circunstancias que les rodean van variando y eso puede llevar a cambios en su comportamiento, por lo que aplicar modelos anteriores por sistema esperando las mismas reacciones (mismo nivel de ventas en una promoción, viralidad de un mensaje, éxito de un producto o servicio...) sin contemplar las circunstancias actuales puede llevar a decisiones erróneas.

Conclusión

El mensaje final que marca el modo en que se toman las decisiones de acuerdo al Modelo de Racionalidad Limitada, sería que el ser humano no puede contemplar todos los factores de una decisión debido a que su racionalidad está acotada.

Además, al no poder abarcar todo, los límites de esa racionalidad en cada individuo están marcados por los conceptos de ‘búsqueda’ y ‘satisfacción’.

Eso lleva a que no tenga exactamente como objetivo personal el máximo Beneficio para su empresa, sino que su objetivo es lograr un nivel de conformidad que cumpla con sus propios y subjetivos objetivos personales y profesionales, y éstos pueden alinearse de maneras muy diversas con los de la organización.

Cuadro


Enlaces
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario